Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

... por precio

* A la venta en pesos

... por nombre



San Miguel Da la bienvenida a los visitantes de Tepoztlán. Luego del serpenteante túnel de árboles en el que se convierte la carretera que viene de la Ciudad de México y Cuernavaca. Rumbo al centro, súbitamente aparecen las montañas, como muestra de la belleza del cerro del Tepozteco con su pequeña pirámide, dando un fondo imponente y una inicial perspectiva de lo que significa vivir entre estas montañas.

San Miguel festeja a su patrono cada 29 de septiembre, pero desde el 27 redoblan las campanas de la capilla y una banda de viento toca en su quiosco. El 28 inicia la feria mientras en el campo se asan los primeros elotes de la temporada y se aprovecha para recoger flores de pericón para colocarlas en forma de cruz en sembradíos, casas y negocios, con el fin de que el Arcángel esa misma noche, baje del cielo para combatir y vencer al demonio, de modo que la vida se libere de las tentaciones, malestares y problemas. Como la lucha se da sobre un campo en donde abundan el pericón, al colocar las cruces de esta flor en las entradas, el Arcángel pasa bendiciendo el lugar con su victoria.

El barrio, salpicado de Tepetates (aglomeraciones pedregosas), también es llamado de la lagartija, por la cantidad de reptiles que se asolean en ellos. Aquí abundan los hospedajes y la vida comercial, hay ajetreo aun en días de semana, ya que colinda con dos de las calles principales del pueblo y sus amplias vías alternas brindan paso a otros destinos sin pasar por el centro, que es peatonal los fines de semana, o sea, todos pasan por aquí y desde aquí llega uno al centro a pie.