Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

... por precio

* A la venta en pesos

... por nombre



Sin duda, el barrio más alto, con su propia vegetación y fauna, donde abundan los únicos marsupiales de América, por lo que se le conoce como el Barrio del Tlacuache. Para llegar, se puede acceder desde la carretera a San Juan o desde el pueblo, por supuesto, va todo de subida. La temperatura comienza a cambiar ya en el camino, cuando el bosque aparece, siguiendo desde ahí, callecitas que de pronto cambian de sentido o simplemente acaban. Aquí, los caminos hacia la montaña empiezan el el patio de cualquiera, el olor a ocote y pino brinda una delicada frescura que dura todo el año, cuando los de abajo están sufriendo las secas.

Sus fiestas se celebran en abril 29 y 30, donde los niños del pueblo son los protagonistas de la fiesta. La “Hermandad de las Dancitas” elabora collares de flor de mayo, mientras que las señoras preparan los ricos tamales de chile verde y rojo y los atoles que les darán a los niños que salen de dancitas. Al son de la música alegre, los danzantes dan vueltas a la izquierda y a la derecha una y otra vez. Después en el atrio tejen sus listones de colores mediante entradas y salidas del círculo, con su listón estirado desde la punta de un poste de unos tres metros de alto hasta sus manos, dejando un enramado de colores a la vista de los que no bailamos, pero si disfrutamos la bendición del recalentado.